Todo músico debe tener su fan club desde el momento en que comienza a promocionar su música.

Existen varios niveles y alcances de fan club. Aquí te dejo varias ideas sobre los elementos que debes tener en consideración a la hora de crear uno.

Comienza con una suscripción gratuita a tu boletín de noticias.

Este es el nivel más básico de fan club. Si no posees una gran cantidad de contenido a presentar te recomiendo comenzar por una simple suscripción a tu boletín de noticias. A través de ella puedes informar sobre nuevas presentaciones, giras de medios y descargas de temas promocionales.

 Espera tener un gran número de fanáticos para crear un área paga.

Al tener más de 8.000 suscriptores en tu boletín de noticias (y pensando que el 10% de éstos son fanáticos duros) puedes pensar en la viabilidad de un área paga para tu fan club.

 Si deseas dar el gran paso hacia una suscripción paga ten en consideración esto:

  • Separa el contenido gratuito del pago: Es muy importante que siempre dejes algo de contenido para los que desean información gratis.
  • Un fan club es para servir a tus fanáticos, no para hacerte rico.
  • Para manejar un Fan Club se necesita planificación, mucha dedicación y tiempo: Ten presente que necesitas al menos una persona que tenga la responsabilidad de documentar tus pasos (tomar fotos y videos tras cámaras), publicar contenido y mantener contentos a todos los fanáticos suscritos.
  • El peor error que puede cometer un músico es decepcionar a sus fanáticos duros: No ofrezcas promesas que no puedas cumplir, si prometes dos streaming al mes cúmplelos religiosamente. No hay nada más sagrado para un músico que sus fans. Ellos son los que compran entradas (incluso hasta las más costosas), llaman o escriben a las radios solicitando tu música y son los que van a las firmas de autógrafos. Es casi una obligación mantenerlos contentos.

En próximos artículos profundizaré más sobre este importantísimo mundo de los fan clubs.

¿Alguna duda u opinión sobre este tema? Escríbeme en el área de comentarios. 😉

Imagen: Chris Martin