Sí, ya hemos nombrado los beneficios de las redes sociales y lo mucho que nos ayudan en la actualidad. Bien sea que quieras impulsar tu marca personal o tu empresa, estas aplicaciones están presentes para hacerte las cosas un poco más fáciles. Pero ¿qué ocurre cuando algo malo ocurre alrededor de ellas? Los conflictos en las redes sociales también existen. Presta atención para que aprendas a evitarlos y a solucionarlos.

¡No te descuides!

Si tienes una empresa, nunca pierdas de vista las compras on line, los foros de clientes o los chats. Estos pueden convertirse en una fuente de conflictos, disputas y reclamos. Si te descuidas, estas desagradables situaciones pueden llegar convertirse en una bola de nieve imparable, capaz de dañar seria e injustamente la reputación de tu marca o empresa.

¡Utiliza los canales adecuados!

Cuando se presenta una crisis, lo único que puedes hacer es tratar de solventar el problema lo más pronto posible. Lleva las cosas a los canales habituales, como la atención telefónica o personal al cliente. Si no haces eso, todo puede complicarse. Mucho se pueden solucionar si desde el inicio te pones a disposición de la persona ofendida.

¡Asume las cosas!

Nunca borres las opiniones negativas hacia tu empresa o marca. Si ha sido un error, reconócelo y pide disculpas. Todos nos equivocamos. Si hay muchas opiniones negativas puede ser una oportunidad de mejorar algún aspecto de tu negocio. No te tomes las opiniones negativas como algo personal.

¿Te parecen útiles estos consejos?